jueves, 31 de diciembre de 2015

Almorzadores en Tripadvisor: Casa Juan en Puertomingalvo 26-12-2015


Comer hasta explotar. VALORACIÓN 4 SOBRE 5

Nuestro grupo ciclista ya ha ido un par de veces al famoso restaurante de Juanito en Puertomingalvo. Acudimos por última vez las pasadas navidades, llegando en bicicleta de montaña desde Vistabella. Ya sabíamos a dónde íbamos, así que no nos sorprendimos con las peculiaridades del establecimiento, que son muchas, y no caen en gracia a todos los comensales que visitan el lugar.

Nada más llegar a la entrada, nos encontramos con la intranquilidad de tener que dejar las bicicletas en la calle, pero la duda no duró mucho tiempo, pues Juanito salió presto para indicarnos una entrada lateral escondida al público, por la que podíamos acceder y guardar allí las bicicletas. Un gesto muy apreciado por un ciclista. Lo que vimos en ese pasillo...es mejor no comentarlo con mucho detalle, baste con decir que era como una granja, con todos los aromas propios de un espacio atestado de cachivaches y animales pululando por doquier.

Una vez sentados a la mesa, los 5 hambrientos comensales, no tuvimos que pedir ni preguntar, esas formalidades no son necesarias en casa Juan. Al poco llegó ante nosotros una bandeja con tomates gordos como cocos, cortados en gruesas y sabrosas rodajas. Puedo afirmar sin exagerar, que son los mejores tomates que he probado en los últimos 10 años. Los tomates no venían sólos, pues enseguida se apareció una nueva bandeja, hasta arriba de quesos y jamón de basto corte, pero de muy buen aroma y sabor. Por supuesto había excelente pan de pueblo suficiente para abastecer un ejército. Hubo que pedir varias litronas de cerveza para tragar todo aquello.

Al terminar ese festín, se acercó Juan a la mesa, y nos preguntó que si íbamos a comer. Se ve que todo lo anterior no era más que el aperitivo. En la mesa de al lado había otro grupo ciclista, que se estaba poniendo las botas con la mesa atestada de manjares. Sin pensarlo mucho, le dijimos que queríamos lo mismo que la mesa de al lado. No hubo más preguntas.

Al poco apareció una fuente hasta arriba de cordero, había por lo menos 30-35 chuletas sin exagerar un ápice; con la carne vino más pan y más ajoaceite. Nos estábamos atiborrando como en un festín de hambrientos Hobbits. Estábamos dando buena cuenta del borrego cuando Juanito nos sugirió una ensaladita para amenizar la pitanza. Llegó pasados unos minutos con una fuente repleta de huevos fritos. La cuajada del postre fue excelente según dicen los compañeros, pues a mi ya no me quedaba espacio ni para una miga de pan.

Todo este espectáculo de comer, se veía amenizado con las idas y venidas del mesonero, que olía un poco a gallina e iba dejando algunos rastros de plumas por el salón, además de un perro enorme que hacía idas y venidas continuas hacia la cocina, sin parar de menear el rabo.

Para poder regresar a Vistabella en bicicleta, hubo que pedirse un carajillo bien cargado para tener la chispa que nuestros adormecidos cuerpos necesitaban tras esa bárbara pitanza.

Con el estómago hasta arriba, se nos ocurrió fumar un digestivo cigarrillo, para lo cual el mesonero nos sugirió acceder a una "terracita" lateral, ni más ni menos que la granja-pasillo por la que habíamos accedido al restaurante.

A la hora de pagar, el estilo habitual de Juanito con las cuentas, con sus peculiares y famosos redondeos. 15 euros por cabeza. Juro que es imposible comer más y tan sabroso por esa cantidad de dinero.

Está claro que no es lugar más elegante del mundo, y que el mesonero tiene sus días más o menos inspirados, tampoco es lugar muy detallista con la higiene, pues la rusticidad lo invade todo, pero si quieres comer hasta explotar, sin duda este es tu lugar.





No hay comentarios :

Publicar un comentario

Los comentarios son la parte más importante de este blog, tú opinión nos interesa. Gracias por comentar

POR FAVOR, NO TENGAS DUDAS DE INFORMAR DE ENLACES ROTOS O IFRAMES QUE NO FUNCIONEN, ASÍ COMO CONTENIDOS ENLAZADOS A DROPBOX QUE HAYAN DESAPARECIDO, LO RESOLVEREMOS LO ANTES POSIBLE Y CON UNA SONRISA EN LA BOCA (aunque no puedas verla)

Por favor, contribuye al mantenimiento de nuestra web clicando en alguno de nuestros banners publicitarios, con esa sencilla acción nos estás ayudando al pago anual del dominio de la web y otros servicios relacionados.