13/8/17

TREPARRISCOS 2017


En la llegada de la Treparriscos 2017

Exhaustos tras la Treparriscos 2017, la más calurosa de la historia. Así nos encontrábamos los 4 representantes de la Penya Ciclista Dándolo Todo al finalizar la hermana pequeña de la más famosa cicloturista del mundo.

Empecemos por el principio, el viernes 16 de junio de 2017 Rafa y Casero quedamos para ir con tiempo a Sabiñanigo. Ignacio y Gasco con obligaciones laborales acudirán más tarde.

El viaje sin contratiempos, con parada para comer en la estación de servicio de la Puebla Valverde (un sitio muy recomendable). Durante el trayecto el Capitán se va auto medicando con diferentes drogas legales que cree que le harán mejorar en su rendimiento.

Tomando las "vitaminas" para la gran cita del día siguiente

En la habitación de casa Ruba preparando las bicicletas

Llegamos a Casa Ruba, dejamos la bicicletas y nos acercamos a Sabiñanigo para recoger los dorsales, como siempre mucha gente y este año con un calor muy agobiante.

Recogiendo el dorsal e hidratándonos

Llega Ignacio justito para recoger el dorsal

Caldo Aneto

Justo antes de cerrarse el plazo para recoger los dorsales apareció Ignacio, a Gasco tuvimos que comprarle un sandwich para que pudiera cenar. Luego unas cervecitas y a intentar dormir, el resto de participantes de Quebrantahuesos y Treparriscos del hotel ya llevaban horas durmiendo para mejorar sus tiempos de otros años 😂.

La noche antes de la Treparriscos preparando la estrategia con unas cervecitas

El mal

Hemos dicho intentar dormir porque fue totalmente imposible y ya es el segundo año que nos sucede en Casa Ruba, que es un sitio magnífico, con un muy buen trato y muy amables. Pero nada preparado para días de mucho calor, no hay sistema de climatización alguno y alrededor del Hotel hay varios pubs que alargan la fiesta hasta altas horas de la mañana con los consecuentes bramidos que imposibilitan un adecuado descanso.

El trayecto desde Biescas a la salida en Sabiñanigo lo realizamos ciclando.
Camino a la salida de la Treparriscos 2017. Mucha gente.

En la salida de la TR 2017

Sonrientes antes de iniciar la Treparriscos 2017

La cicloturista como siempre muy bien, recorriendo paisajes de alto valor paisajístico, con muchisima gente y este año con mucho calor. Como crítica a la organización el escaso espacio que hay con sombra en la zona de meta. En años de extremo calor como este último esto se echa mucho de menos.

Nuestra participación discreta, nos limitamos a realizar cicloturismo, nos dividimos en dos grupos, el delantero con Gasco y Casero, a destacar el ataque de Gasco en el último puerto que le hizo llegar a meta 3 minutos por delante.

Una hora por detrás llegaban el Capitán Chandal e Ignacio, sus experiencias las relata Ignació más adelante.

El Capitán pensaba que lo de la TR era un paseo pero nada más salir y encontrarse con las primeras rampas vio que tendría que apretar bien los dientes para poder terminarla.

En el avituallamiento de Biescas

video
 Gasco y Casero coronando el Cotefablo


ARTÍCULO SOBRE EL PUERTO DEL COTEFABLO. CLIC AQUÍ PARA LEER



ARTÍCULO SOBRE EL PUERTO DE PETRALBA. CLIC AQUÍ PARA LEER.



Capitán Chandal e Ignacio en el avituallamiento de la cima del Cotefablo.
Casero en el avituallamiento del Cotefablo
Justo en la llegada a unos 37ºC, Gasco sonriente por su última fechoria. Casero reventado.


Lo que sucedió después de la cicloturista como siempre se queda allí.

El descanso del guerrero
En la carpa que preparó la organización para la comida posterior a más de 40ºC.








Ya tenemos 3 ediciones diferentes realizadas por la Penya Ciclista Dándolo Todo.

VÍDEOAVENTURA DE LA TR 2017:


A continuación insertamos la crónica redactada por Ignacio.

Treparriscos 2017, …..

No hace mucho empecé en esto de la bici, no hacía falta mucho, un buen hierro del 8 de segunda mano, lo que comúnmente se conoce como la bici del Decahtlon y por su puesto el conjunto de oferta para noveles con los colores corporativos. Mi madre me preguntaba preocupada por semejante fervor ciclista, si era yo ahora uno de eso que se preparaban carreras y cosas así. Por aquel entonces Eslida era final de etapa, no me podía preparar ninguna carrera, así que le espeté la única verdad decente que se le puede contar a una madre preocupada, solo me estoy preparando para entrar en los cuarenta con dignidad.

Todo cambia, ahora tengo strava, canyon, biocare, garmin y no soy pro porque aún mantengo ciertos vicios que restan más que suman en la bicicleta, pero que animan la eterna levedad del ser.

Dicho esto, no hace mucho, SCasero, mezquinamente, mediante subterfugios y malas artes, aunó las esperanzas de Dandolotodo en una misión imposible, embarcarnos en la Treparriscos 2017.

No voy a entrar en los detalles de los entrenamientos en solitario, a las 6 de la mañana, antes de trabajar, los sacrificios que ha tenido que hacer mi familia porque sencillamente no han existido. Mi cuidado por el peso y la alimentación se ha reducido a pensar que debería pesar un poco menos, quizás debería disminuir el consumo de Coca-cola y poco más. A las 6 de la mañana no me he levantado ni un solo día, pudiera darse la casualidad que me hubiese acostado a esa hora en alguna ocasión y a nivel familiar el sacrificio ha sido el mismo, a las 14.00 horas se come en casa, este el titi o no este el titi, más me valía estar. Hemos hecho las etapas de siempre, quizás acentuando un poco más los km, a las crónicas me remito.

17 de junio de 2017, un día para la gloria, mi primera carrera popular, cicloturista. A Dios le doy gracias cada día por elegir bici en vez de runner.

Los que habéis participado en la TR en otras ocasiones o en la QH ya sabéis como funciona esto y lo que se siente la primera vez. No es perder la virginidad, eso no tiene parangón, pero si que impresiona la parafernalia que se monta con las casetas, la cantidad de familias y autocaravanas que ocupan los alrededores de la salida y llegada, el pueblo con la organización, la guardia civil por todo el trayecto y lo que se siente por fin al poder utilizar todo el ancho de la carretera tanto en las subidas como en las bajadas, porque esta vez si, la carretera era nuestra.

El día de la carrera amanecía temprano, 5.30 de la mañana hora zulu, a las 6 era el desayuno. Hasta llegar a la carrera, primero tuvimos que hacer unos kilómetros de calentamiento. Una vez allí, media hora de espera hasta que salieran todos los de la QH, eran diez mil, así que les dejamos salir antes.

La estrategia estaba clara, había dos, una la de Casero y Gascó, que era la de ir hacía delante todo lo que pudiesen. La otra es la que elegimos Rafaz y yo, parar en todos los avituallamientos con toda la calma del mundo. El día se preveía caluroso y los entrenamientos habían sido poco apropiados.

Y como esta crónica no puedes elegir cual de las dos carreras es la que se va a contar, os voy a contar la nuestra que la de Casero y Gascó acabo mal, rencillas, ataques a traición y pájaras. Tardarán en volverse a hablar.

Los primeros kilómetros de la TR son suaves, hay repechos del 6% en determinados momentos, pero nada grave, la temperatura aún era decente. En esas que llegamos al primer avituallamiento Biescas y por supuesto, paramos. No entiendo porque no servían carajillos, pero bueno, no voy a entrar en detalles. A partir de ahí empieza lo bueno, primer puerto de la jornada, el Cotefablo, largo, pero manejable. Los primeros cuatro kilómetros oscilan con desniveles de entre el cuatro y el seis por ciento, siendo los más duros los del final, con alguna rampa al 8,5%, pero subimos tranquilamente, luego le siguen cinco kilómetros más de subidas y bajadas continuas que lo hacen muy ameno hasta el punto de que Rafaz, como siempre, no cerró la boca y fue haciendo amigos hablando con unos y con otros (en la TR la gente suele ir hablando, por lo menos los que vamos al final). A partir del kilómetro nueve, empieza otra vez lo serio, cuatro kilómetros donde la rampa más pequeñas es del 7%, y hay tramos al 10%, cuesta, pero poco a poco se hacen, Rafaz por aquel entonces ya me había sacado un trozo largo, me esperará en el avituallamiento de arriba, en el que por supuesto paramos. El calor empieza a apretar, se nota.

Iniciamos un largo descenso, dos carriles, todos en la misma dirección, una pequeña gozada. Esta vez llevo yo a Rafaz a rueda, arrastra lesiones y tengo que tirar del carro. Es el único momento en el que le llevo un poco con la lengua fuera.

Finalizado este momento de recuperación, llegamos al puerto de Petralba, no sin antes parar de nuevo en el avituallamiento previo. Era necesario, la vistas al inicio del puerto eran desoladoras, 33 grados de temperatura, una autovía, sin sombras y con pendientes del 9% desde el principio.

Armados de valor empezamos a subir, menuda mierda, asco, no puedo decir otra cosa, los tres primeros kilómetros se me hicieron eternos, o lo lejos se atisba un pequeño túnel que hacía de refugio, cuando llegamos allí, había más gente dentro a la sombra que corriendo la carrera. Todos hablan de la luz al final del túnel como algo positivo, pero os digo que esta vez no lo fue, al final del túnel había otra pared, empinada y larga. Era un buen momento para poner un pie a tierra y reequilibrar las fuerzas con el universo, trago de agua y focalizar la meta. Allá que vamos, la temperatura era de 35 grados, un suplicio, kilómetro y medio eterno. Pero al final lo conseguimos. Hemos pasado lo peor, después de eso la carretera suaviza, pero llega el túnel, 2 kilómetros de túnel interminable, viento de cara, para añadir un poco de dificultad al asunto, pero también pasamos esa parte.

De ahí al final, un descenso hasta la línea de meta en compañía de varios participantes, es importante esto, para que te lleven, pero solo éramos 6 en ese momento y nos tocaba darnos relevos todo el tiempo, fue divertido.

Al final lo conseguimos, llegamos a la meta, yo llegue el último como siempre, pero eso no es nada nuevo.

Y como he tardado casi dos meses en escribir esta crónica y tengo que justificar ese retraso, me he permitido escribir unas letrillas en honor de Martinez Ares, que no tenías ni puta idea de quien es, pero a mi me gusta.

Hay quien dice que ciclo
tan sólo por la moda,
que donde voy con mis gemillos
Que la TR no es el Puerto de Eslida.
Han dicho tantas cosas,
Que la rabia le ha podido al silencio
Y voy a desahogarme
Aunque me dé una pájara en el intento.
Yo jamás he salido solo, y mis
entrenamiento nunca ha sido apropiaos´
porque sólo salgo los sábados.
No pretendo conseguir un KOM,
ni más record que volver entero de una pieza
sin agujetas y sin heridas.
Llevaba una btwin como bandera
y he subido hasta la Nevera.
Por si acaso para la TR
una canyon me compré
la lección bien que la he aprendido.
Que los Pirineos no
son la sierra de Espadán
pero al final lo he conseguido.
Reniego de cualquier medalla
que vaya a perder en la cama
ni KUDOS en el strava,
nunca seré un pro
porque no me gusta el magnesio.
Yo no corro para ganar,
solo lo hago por almorzar
los carajillos y la compañía.
La TR la hemos terminao’
con mucho sufrimiento.
Nos lo hemos pasado bien,
pero me tienen que matar
para volverla a hacer.

(¨hay quien dice que canto”, la niña de mis ojos, homenaje Antonio Martinez Ares)

6 comentarios :

  1. bien, más vale tarde que nunca. con 2 meses de retraso, la crónica al fin ha llegado. buena vivencia y buen relato. el colofón del artículo es una de las mejores chaladuras que he leído en los últimos tiempos.

    ResponderEliminar
  2. Entrada actualizada con videoaventura de la gesta y etiquetas.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, bueno, al fin ve la luz la crónica con más "hype" de toda la historia de DT. Al menos la espera ha valido la pena.
    Por parte de Casero veo descarada omisión a su pájara petralbera. Qué triste ;)

    ResponderEliminar
  4. AÑADIDOS A LA CRÓNICA LOS ARTÍCULOS Y PERFILES DEL COTEFABLO Y PETRALBA

    ResponderEliminar
  5. Buena experiencia compañeros. De vez en cuando no viene mal acontecimientos de este tipo en grupo.

    ResponderEliminar
  6. buena crónica y bonita traca final, me ha gustado el resumen de toda una vida ciclista, desde antes de la primera pedalada hasta la meta de la TR. Enhorabuena

    ResponderEliminar

Los comentarios son la parte más importante de este blog, pues se escribe para los bikers y nos interesa lo que tengan que decir.

Su donación vía paypal está contribuyendo a la continuidad y mantenimiento de este blog, se contestan todos los comentarios con gran entusiasmo:

https://www.paypal.me/quicofranch/1

Otra forma de contribuir es clicar en alguno de nuestros banners publicitarios, con esa sencilla acción nos está ayudando al pago anual del dominio de la web y otros servicios relacionados.

Por favor, hágase seguidor de nuestra página de facebook:publicaciones de calidad, propias y ajenas
https://www.facebook.com/ciclismodandolotodo/

Muchas gracias por su ayuda :)