31/8/15

ETAPA VUELTA A ESPAÑA 2015 SUBIDA AL DESIERTO DE LAS PALMAS


Amig@s de la bicicleta, saludos a tod@s. Hacía años que la Vuelta ciclista a España no pasaba por el paraje del Desierto de las Palmas. Un lunes y 31 de agosto, con las vacaciones agotadas y las playas de Benicàssim vacías, nos encontramos con una montaña abarrotada de amantes del ciclismo que aguantaban un calor insoportable y poblaban las cunetas desde el inicio hasta la cima, impresionante.
EL TRACK, desde Burriana hasta la cima del Desierto:


Una jornada lúdico-festiva como ésta, hay que pedalearla y paladearla con los buenos amigos de la peña ciclista.



Desde Burriana salimos Pablo y Servidor, transitando por el afamado y concurrido Caminás, cuyas cunetas también estaban repletas, pero no de forofos de la bicicleta precisamente.

En Pinturas Galindo nos encontramos con Ignacio, serio aspirante a integrarse en la peña a poco que haga unos cuantos bautismos de fuego...Los felones castelloneros acudieron con retraso del bueno. Siguiendo la avenida del mar, nos dirigimos hacia la costa, el objetivo era ascender el Desierto de las Palmas por el lado de Benicàssim, tal como la iba a ascender la Vuelta unas horas después. Por cierto, abramos un inciso con la etapa completa de la Vuelta:


Cómo se notó que era lunes y 31 de agosto, todo el litoral estaba vacío, por una vez en todo el verano, fue una delicia circular por el carril bici de Benicàssim playa. Desde que salimos de Pinturas Galindo fui delante, solo y marginado, mientras detrás se hartaban de reír y darle a la sin hueso, hasta que me harté y tuve que gritar y gesticular como un primate para que alguien hiciera el favor de pasar delante y tomar las riendas del grupo hasta empezar la ascensión.

Iniciamos la subida en un clima ciclista festivo que sólo se ve los días que hay carrera. Mucha gente subiendo a pie, las cunetas bastante llenas en las rampas iniciales y muchísima gente subiendo con todo tipo de bicicletas. Capitán y Pablo decidieron acompasar la ascensión de Ignacio sin forzar la maquinaria, el calor era sofocante, Casero y Servidor nos adelantamos desde las primeras rampas, escuchando gritos más o menos acertados del gentío que poblaba las cunetas. 



Veamos el perfil de la subida por Benicàssim: 




Y veamos el segmento STRAVA de la subida:


La subida, entre la voluminosa mochila que llevábamos a la espalda y el sofocante calor de las 15:00 de la tarde, se hizo bastante dura y bochornosa. A mitad subida o antes, eché en falta la compañía de Casero, decidí subir hasta el premio de la montaña y esperar allí.



A los escasos minutos de coronar, apareció Casero y nos hicimos las fotos de rigor. Tras esperar más de 20 minutos y no ver aparecer al resto de expedicionarios, decidimos acudir al bar del Desierto a echar un buen trago para nuestros resecos gaznates, la Pitanza, muy a nuestro pesar, tendría que esperar a que terminara el paso de la carrera. Tras esperar cansinamente en la cola de la barra, el barman nos sirvió latas de coca-cola y cerveza caliente a precio de oro. Iban desbordados con tanto público y ciclista pululando por allí. Tomamos lo que pudimos y lo ingerimos sin rechistar. Al poco llegó la expedición completa.



Serían las 16:20 y en el bar ya no quedaba ni un alma, preguntamos a la mesonera por dónde andaba la carrera, a lo que respondió que estaban en Benicásim playa en ese momento. Nos confiamos con los horarios. Al llegar a la calzada, cerca de la cima, un ejército de Guardias Civiles militarizados había tomado las cunetas, por lo que no pudimos descender hasta las curvas con las rampas del 9%, como era nuestro plan original. No importó. Dejamos las bicicletas y nos dedicamos a disfrutar del fugaz paso de la carrera. Eso sí, los primero pasaron muy rápidos pero la longaniza completa del pelotón fraccionado, tardó muchos minutos en pasar por completo.







Tras mucho esperar, al fin pasó el furgón de fin de carrera, la longaniza se había ido para siempre, para concluir con el sprint final en Castellón de la Plana. Bajamos hacia Benicàssim a darnos un chapuzón piscinero, cortesía del Capitán con un cielo negro amenazando abundante tormenta.


Y como el agua tormentosa no paraba de caer. Nos tuvimos que hacer el ánimo y coger las máquinas bajo la lluvia y amenazando noche para regresar a Burriana. Larga se hizo la jornada completa, pero fue muy disfrutada en buena compañía, eso sí, añorando una Pitanza, que entre unas cosas y otras, al final no llegó a nuestros estómagos. 

Os dejamos con las mejores fotos de la jornada:



No hay comentarios :

Publicar un comentario

Los comentarios son la parte más importante de este blog, pues se escribe para los bikers y nos interesa lo que tengan que decir.

Su donación vía paypal está contribuyendo a la continuidad y mantenimiento de este blog, se contestan todos los comentarios con gran entusiasmo:

https://www.paypal.me/quicofranch/1

Otra forma de contribuir es clicar en alguno de nuestros banners publicitarios, con esa sencilla acción nos está ayudando al pago anual del dominio de la web y otros servicios relacionados.

Por favor, hágase seguidor de nuestra página de facebook:publicaciones de calidad, propias y ajenas
https://www.facebook.com/ciclismodandolotodo/

Muchas gracias por su ayuda :)