30/8/09

Traigera, Fredes el Boixar


Bueno pichoncitos de las dos ruedas, al final hemos sobrevivido a nueva gesta ciclista de asfixiante calor por las tierras limítrofes de la provincia de Castellón. Primero los números de etapa:

  • 93.42 km
  • 4 horas y 19 minutos pedaleando
  • Media de 21.5 km a la hora
  • Una máxima de 53.2 km

El madrugón ha sido brutal y hay que felicitar a todos los asistentes por su magnífica puntualidad. Reunidos todos frente a Capdevila iniciamos el traslado con nuestras máquinas en el maletero hacia la población de la Jana. A mitad de camino nos adelantó el equipo de los viejunos compuesto 


por mi padre paco, en adelante papito, y por rafa capella.
Llegados a la Jana, no paramos como estaba previsto y seguimos hacia Traiguera, lugar de inicio de nuestro etapone. Allí aparcamos y nos saludamos y presentamos con los viejunos. Al final fuimos 6 ciclistas, casi una jornada familiar. Casero nada más bajar del coche dio la sorpresa con su súper maillot sin mangas y marcando bíceps, que sólo podía presagiar una etapa de ataques salvajes, ¡lo iba a dar todo! se le veía fuerte...




Iniciamos nuestra marcha camino de Sant Rafael, 11 km de rectas muy cansinas y con viento muy molesto. Los viejunos, papito y Rafa empezaron marcando el ritmo, querían dejar claro que llevaban las riendas del grupo. Aunque muy pronto casero se puso en cabeza y empezó a marcar un ritmo bastante exigente, para madurar nuestras piernas de cara a las posteriores subidas. Entre Sant Rafael y la Senia la distancia es corta. Para el que le interese, en estos dos municipios existe un extenso tejido empresarial de fabricación y venta de mobiliario directo al consumidor y a precios muy razonables.

Una vez reagrupados en la senia, nos dirigimos hacia las tierras conocidas como la tinença de benifassà, recorrido que en primer termino tiene paso por el magnífico pantano de ulldecona. Saliendo de la senia hicimos una paradita a vaciar la vejiga Casero, Gascó y yo. En estre tramo se fragua la primera escapada del día, protagonizada por Vidal y Rafa, que hablando y comentando se fueron un buen trecho hacia delante. Después de mear hubo que apretar los dientes un poco para enlazar con los escapados.



 

Llegando a la presa y pantano de ulldecona les echamos el guante a los fugados. Decir que saliendo de la senia, la carretera ya pica hacia arriba y hay repechitos para ir calentando las patas. Aquí en este pantano, ha tenido mucha intervención la confederación hidrográfica del Júcar, así que papito fue dándonos pormenorizadas explicaciones de los temas hídricos. Gascó y Casero parecía que le prestaban mucha atención muy cortésmente, yo cuando empiezo a oír algo de presas desconecto rápidamente, ¡cosas de familia!

Llegados a la presa nos hicimos las fotos de rigor en un gran clima de hermandad de las dos ruedas. Decir de este magnífico pantano, que está acondicionado para el disfrute de las actividades turísticas y acuáticas, y que cuenta con instalaciones hoteleras para pasarlo en grande todo un fin de semana, con zonas recreativas como el molí de l’abad. Joder esto parece más una guía turística que una etapa de darlo todo. ¿Cuándo ostias empieza la batalla os preguntaréis? Ya le queda poco.



Lo bueno iba a empezar en breve, ya que nuestra ruta nos encaminaba hacia el puerto de Fredes. Este es el nombre que yo le he puesto, porque realmente no se como se llama. El tema es que al poco de dejar el pantano ya empieza la subida. En principio se sube hacia el convento de benifassà y ahí hay un desvío; por un lado se puede llegar al boixar por la pobla de benifassà y el otro camino es por Fredes, que es el que al final elegimos. Las primeras rampas antes del convento resultaron ser muy duras, pero se subieron en son de paz. Llegados al convento teníamos intención de parar 5 minutos a relajar espaldas y pies y de paso echarle un vistazo al convento. No pudimos hacerlo ya que sólo se puede visitar de 13h a 15h y aún eran las 10 de la mañana. Así que Vidal se quedó sin descanso para sus doloridos pies. Llegados al convento llevábamos unos 3 km de subida y papito insistía en que sólo quedaban 5 de subida y que ya habíamos superado lo más duro.



Todo el rato nos dijo que no forzáramos, que nos perderíamos los encantos de la etapa. Aunque empezó a marcar un ritmo exigente y se destacó unos 50 metros en cabeza; ya se sabe, buenas palabras pero dándolo todo a la menor ocasión. Parecía que Rafa aguantaba bien. Los demás íbamos tras ellos. Me fijé en Vidal, que parecía llevar mala cara y el piño más grande ya puesto hacía rato. A esas horas el calor ya era asfixiante y la solana te hacía arder las extremidades. Entonces fue cuando se jodió la tranquilidad. Vi a Vidal levantarse en su bici como un demonio en celo y adelantarme a toda marcha, me fijé en su rueda trasera y levaba puesto casi el piño más pequeño y la rampa era dura. Rafa empezó a dar voces de alarma a papito de que llegaba un ataque. Rápidamente Vidal enlazó con papito y se destacaron en cabeza de la subida. Aquí empezaron las hostilidades, bajé piños y me decidí a enlazar con el grupo de cabeza. Gascó venía conmigo. Al poco rato pasamos a Vidal, que ya había bajado el ritmo, estaba claro que su intención fue morir matando, sudaba a mares. Papito iba sólo en cabeza y marchaba a un ritmo fortísimo. Apretando al final le dimos caza Gascó y yo, y nos pusimos en silencio a su rueda. Papito lo estaba dando casi todo con su ritmo, subíamos a 16-17 por hora y con las pulsaciones subidas y sin saber cuánto puerto quedaba aún. Estuvimos los menos 3 km a su rueda y él cada vez apretando más. Pensaba que si quedaba mucha subida no llegaríamos hasta arriba a ese ritmo endiablado. En una curva de herradura se giró papito por primera vez y exclamó: “ostia, me pensaba que venía Vidal a mi rueda y no podía descolgarlo”. Estáis muy fuertes nos dijo, y aflojó el ritmo. Menos mal porque estábamos con las piernas bastante calientes. Papito nos dijo que no se acordaba cuanto puerto quedaba. Miré hacia atrás y no vi venir a nadie.



Llegamos a una zona en sombra y la carretera se suavizó, pensábamos que ya estábamos coronando y de momento vimos tres o cuatro rectas enlazadas con herraduras para llegar a la cima. Quedaban aún más de 2 km. Aquí me salió la vena escaladora y en la primera herradura me puse en pie y apreté para darlo todo. Papito ya hacia un rato que se dejó caer y gascó venía tras de mi. 

Aún nos esperaban duras rampas de un 10-12% como sorpresa final. Coroné el puerto llegando al desvío de Fredes-el boixar bastante exhausto por la rápida subida realizada, a los 30 segundos llegó gascó cuajando una magnífica subida. Sin duda hubiera coronado junto a mi de conocer el puerto, pero el desconocimiento le frenó en el último tramo. Papito llegó a los 3-4 minutos exhausto y diciendo que nos se acordaba de la sorpresa final. No tenemos idea de que pasó en la subida con el resto del grupo. A los 10 minutos llegó Vidal seguido muy de cerca por Casero, el calor causó estragos en la subida. Se quejaron y con razón de la deficiente información de la que disponíamos sobre el puerto, ya que antes de los ataques papito no paraba de repetir que sólo quedaba 5 km, ¡cuando en realidad quedaban 10! Al final resultó ser una subida de 13 km con algunos tramos muy exigentes. A los 20 minutos llegó Rafa más sudado que en un borrego alegando que se había parado 2 veces a hablar por teléfono. Tal como nos había avisado papito, es un puerto en el que mientras subes, los cielos se cubren de buitres a la espera de dar caza a su presa en cuanto esta se desplome muerta. Cuando coronaba Rafa, no cabían más buitres en los cielos. Papito me felicitó por mi progresión y dijo que ésta se merecía un gran obsequio, una cervelo de carbono! Jejeje, ¡ojalá! Le tomo la palabra! Estábamos en el desvío a Fredes. Hay una bajada de 5 km que nos disuadió de su visita.



No nos quedaba ni una gota de líquido y el fantasma de la deshidratación planeaba sobre nuestras cabezas. Aún nos quedaban 7 km de repechitos hasta llegar al boixar, que sed teníamos joder. El boixar resultó ser un lugar muy apartado en el que sólo hay un bar poblado de seres inimaginables todos muy atrapados. Una vieja regenta el bar y parece ser la única cuerda. Tiene a su servicio a una mujer con bocio en el cuello, pelos en la barba y de una gordura y olor terroríficos. El otro tipet era aún peor. Era todo mellado y parecía que tenía un retraso mental considerable…¡todo el bar olía a sobaco que daba gusto! Al final nos acomodaron el primer piso que parecía fresco y limpio. Nos surtieron con abundante birra y coca-cola que nos bebíamos del colpet, qué calor pasamos ostia! La comida al final resultó abundante y aceptable. El mellao empezó a desfilar con plato llenos de queso, jamón, tortillas, longanizas, chuletas y pan con tomate. 

Unos buenos carajillos y una amistosa charla nos mantuvieron casi 2 horas pegados a la buena mesa. Llegamos al boixar a las 11 y salíamos a la 1. El tema de debate fue que ruta seguir para volver a traiguera. Rafa no paraba de insistir que debíamos ir a Morella por castell de cabres y darlo todo en plena solana. Menos mal que se impuso el sentido común y volvimos por la pobla de benifassà. Por Morella había que hacer casi 30 km más, además de subir el puerto de Querol por detrás. Nos hubieran devorado los buitres sin duda! Un almuerzo de a 12 euros por cabeza bien comido y bebido. Para lo poco acondicionado y preparado que estaba el bar, al final creo que salió bien.



En la vuelta tuvimos bajada bastante pronunciada hasta llegar al pantano de ulldecona. De ahí hasta la senia hubo algunas escaramuzas, al Rafa se le veía mucho más activo en la bajada que en la subida. Entre la senia y sant rafael hubo una fuga de casero y Vidal en el llano y relevando. Una vez en sant rafael nos quedaban 11  km contra el viento para llegar al coche con un calor abrasador. Empezamos a relevarnos. Papito manifestó hacer el último tramo en calma total para no llegar con las piernas cargadas al coche. Rafa no opinaba lo mismo y entraba al relevo de forma activa. La marcha era de 35 km/h con Rafa la cabeza. Luego yo le di un relevo a la misma velocidad. Llegó gascó y dio un relevo monstruoso a 40 y tantos que desmembró el grupo. Rafa empezó a berrear y papito ya hacía rato que no venía. Casero y yo esperamos a papito y el resto se fue hacia delante con Rafa al esprint final en traiguera. No se que pasó al final, pero Rafa después se vanagloriaba de haber ganado la etapa. Creo que Vidal no está muy de acuerdo con eso.


La deshidratación fue total, ya en los coches hicimos una parada en la Jana a beber en un bar como cosacos. Granizados y aquarius a tope. Nunca era suficiente!

Mañana parece ser que toca nevera. ¡Veremos lo que pasa!

Cabrones todos, creo que lo de las crónicas tendría que ser rotatorio. Cada vez que la escriba uno, así comparamos la objetividad informativa de cada individuo. Además, hacer la crónica supone un tiempo que muchas veces no tendré. Así que de ahora en adelante haré alguna crónica, todas no, aunque me comprometo a ir sacando las fotos de la jornada.

Adeeeeeeeeeeeeeu!

3 comentarios :

  1. Me gustaría ver las fotos de los buitres

    ResponderEliminar
  2. las tengo las tengo. creo que ya las envié por mail.

    ResponderEliminar
  3. creo que no castigamos bastante al amigo del saunier-duval...en la próxima ocasión no habrá piedad!

    ResponderEliminar

Los comentarios son la parte más importante de este blog, pues se escribe para los bikers y nos interesa lo que tengan que decir.

Su donación vía paypal está contribuyendo a la continuidad y mantenimiento de este blog, se contestan todos los comentarios con gran entusiasmo:

https://www.paypal.me/quicofranch/1

Otra forma de contribuir es clicar en alguno de nuestros banners publicitarios, con esa sencilla acción nos está ayudando al pago anual del dominio de la web y otros servicios relacionados.

Por favor, hágase seguidor de nuestra página de facebook:publicaciones de calidad, propias y ajenas
https://www.facebook.com/ciclismodandolotodo/

Muchas gracias por su ayuda :)