5/6/13

Biomecánica, sí o sí…

Con la Camber desmantelada sobre el podium

En primer lugar mis disculpas por no haber actualizado esta entrada cuando ya casi hace un mes de la prueba de biomecánica, pero esperaba a tener más sensaciones y kilómetros antes de lanzarme a redactarla… pero pasen y vean…


Como todos sabéis no somos simétricos ni perfectos (aunque hay excepciones, mirad el grácil pedaleo de Gascó) y las descompensaciones del cuerpo y las costumbres a las que nos sometemos te acaban pasando factura. Sobre la bici, después de 8 años he escuchado consejos mil como "ponte estas ruedas", "usa una doble", "múevete más, perra", "baja manillar", "sube manillar", "ponte tetas", "sillín a altura cadera"… pero cuando me entero que una máquina te puede monitorizar, allí que voy, hombre.

Pensado originalmente para bicis de carretera y mtb rígida, el Retül monitoriza los movimientos y distancias entre articulaciones de tu cuerpo sobre la bici. En este caso, al ser una doble, hubo que desmontarla y hacerla parecer tan horrible como en la foto, aunque las alturas son exactas y corresponden como si llevara mis ruedas habituales.

Llegar a Cyclingmetric y conocer en persona a Ximo Borràs fue un poco aventura, pues me basé en un mapa del google, famoso por situar Kandahar en el Clot de Borriana Beach… pero una amable veterinaria me buscó la dirección exacta (¡¡gracias!!)… 15 minutos más tarde, empecé mi sesión particular de robo-spinning.

Las bicis de montaña de 29 pulgadas y eje pasante son un poco complejas (por no decir imposibles) de montar en un rodillo, por lo cual deben colocar una rueda de carretera para la prueba.



Antes de llenarte de sensores cual cyborg pedaleador, debes contestar a una serie de preguntas sobre tu historia física y deportiva, molestias, qué quieres cambiar y porqué. En mi caso eran entumecimiento del perineo (se me duerme la polla, vamos), manos en ocasiones, alguna vez el pié… sobre todo en subidas continuadas.


Gervasio José fue a regularse la altura del sillín y salió de esta guisa… ¿acabará igual Hermes?


Después de esto empieza a tomarte medidas de los pies, puntos de flexión, medida de zapatillas, etc… todo ello para proceder al ajuste de las calas según la forma del pié. Cabe decir que la huella de mi pie tiene un puente exagerado y que mi pierna izquierda es considerablemente más corta que la derecha… estoy torcido de verdad, leñe…

También comprueban la flexión de tus articulaciones, lo cual nos lleva a que nuestras sesiones de estiramiento deberían ser tan largas como las rutas con la bici.

Hecho todo esto subes al pedestal donde tienes la bici, con sensores colocados en la mitad de tu cuerpo, concretamente en todas las articulaciones que luego ves representadas en la pantalla tal que así…


Esos puntitos sois vosotros y vuestras articulaciones


Tandas de pedaleo de 20 segundos a 90 rpm cuestan en frío… y Ximo empieza a mover sillín, subir tija, bajar manillar… uf, a la tercera tanda llego a los 90 rpm en 10 segundos, el calentamiento se nota, pero la rapidez de transmisión del movimiento aún más…

Total, lo mismo por el otro lado y al cabo de media hora ya tienes la bici ajustada, las alturas marcadas y una hoja impresa con las distancias que debo llevar de manillar, sillín, etc… La teoría ya está, ahora toca ponerla en práctica.


Asi luce mi manillar…

Las primeras 3 o 4 salidas son cortas ya que ni el tiempo me lo permite ni Ximo me lo aconseja, pues la posición es muy diferente de la anterior. En llano he ganado aún más aplomo, y en subidas… pero no será hasta tres semanas más tarde cuando subiendo al Bartolo me permito un pique en la última rampa con el cuasi-imbatible Santi, que ya ha venido alguna vez por estas tierras… aparte de algunas subidas con el 25% puntuales que superé cuando antes me iba a pique… Casi 70 km. de ruta y te quedas con ganas de más… como siempre pero aún mejor.

Bartolo power!!


En bajadas… solo digo que ya no bajo el sillín y afronto más trialeras que nunca aun llevando una postura más inclinada y catapultadora… una pasada. Las trazadas de las curvas, sin estar a la altura de una rígida, han mejorado muchísimo y la noto más rápida de reacciones. Definitivamente ya tengo mi centro de gravedad localizado, estoy disfrutando y mucho.

Han desaparecido dolores antiguos y vienen nuevos en forma de agujetas, tus piernas trabajan de forma diferente y tus pies, también. El dolor de espalda y el entumecimiento de manos es historia… el sillín duerme menos mi miembro, aunque eso es más cuestión de encontrar el adecuado a base de prueba-error, pero hemos mejorado.

¿Vale la pena?… para mi, sí. ¿Se puede hacer de manera artesanal?… también, pero aquí un nativo tecnológico rompe una lanza en favor de las máquinas.

A partir de ahora me llamaré Bio-Askerrit!!

3 comentarios :

  1. artículo de gran calidad de Rubén, me han entrado ganas de probar la biomecánica RETÜL y experimentar las mejoras en el pedaleo. con sus estilo narrativo inconfundible. moltes gràcies :)

    ResponderEliminar
  2. muy buena cronica hermes , eres un marino entodos los sentidos escribiendo y sobre la burra ole tu¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  3. quise decir makino¡¡¡¡¡¡¡ jejejeje

    ResponderEliminar

Los comentarios son la parte más importante de este blog, pues se escribe para los bikers y nos interesa lo que tengan que decir.

Su donación vía paypal está contribuyendo a la continuidad y mantenimiento de este blog, se contestan todos los comentarios con gran entusiasmo:

https://www.paypal.me/quicofranch/1

Otra forma de contribuir es clicar en alguno de nuestros banners publicitarios, con esa sencilla acción nos está ayudando al pago anual del dominio de la web y otros servicios relacionados.

Por favor, hágase seguidor de nuestra página de facebook:publicaciones de calidad, propias y ajenas
https://www.facebook.com/ciclismodandolotodo/

Muchas gracias por su ayuda :)