20/7/17

Etapón al Alto del Pinar

Quico baja el 9.5% de la carretera de Ayódar


Sí amig@s de Dándolo Todo, el pasado sábado nos embarcamos en una épico - divertida aventura por la cara Norte de la Sierra Espadán, esas etapas sin llano que tanto nos gustan con una inédita emboscada gravel en algún lugar entre Villamalur y Torralba del Pinar.








Comenzamos tempranito tempranito el tridente Rafa, Quico, Pablo... a las 7 todos puntuales en Onda, hay asuntos familiares y ganas de huir del caloret. La mañana es fresca y se agradece, a pesar de arrancar el Mortirolet aún fríos lo hacemos con entusiasmo y a buen ritmo, hay ganas de marcha. Pocas novedades hasta la fuente de la entrada a Villamalur, cero viento, madrugar mola. Llenamos botellines porque vamos hacia lo desconocido, que no nos falte de ná









Con calma, que lo que viene es duro



Villamalur






Y comenzamos lo bueno, tomamos el desvío dirección Torralba y acometemos los primeros y terroríficos dos km... no son los más duros del universo mundial, pero esa superficie rota y llena de gravilla hace de esta subida un lugar idílico para salirse de los cánones establecidos y sufrir como un perraco... por suerte ahora llevo un 32 y puedo subir más ligero que mis compañeros, castigando de este modo al Capitán Chándal para que pague sus pecados fibbers




Duras rampas ya



Nunca es tarde para abusar del 32


Sterrato al aparato



Coronamos (que no coronamos) esta subida, pero no el puerto, que sigue con un firme más seguro y menos exigente... aquí aflojamos para prepararnos para lo que se nos viene encima, curva a la izquierda y afrontamos la desconocida subida al Alto del Pinar. Una rampa hormigonada del 16% nos recibe con los brazos abiertos, esto es empezar con estilo. Nos agarramos a la bici pero de repente aparece un tramo de pista... entre si seguimos y no seguimos pongo pie a tierra, pero Rafa y Quico continúan y ya no pude volver a arrancar con semejantes desniveles. Decido esperarles y dejar que Quico relate la subida y bajada





Primeras y estriadas estribaciones

El Gravel, ese gran desconocido



Y apareció el tramo de tierra, sterratto, o simplemente una pista forestal de tierra, piedras y abundante rodeno. A la vista de ese imprevisto y sin saber cuál sería su longitud, lo recomendable hubiera sido girar. Pero en ese tramo sin asfaltar, la pendiente aflojó, y tras avanzar un centenar de metros haciendo equilibrio con una fina cubierta de 23, el muro de hormigón apareció de nuevo y nos animó a seguir. Una subida final al pico que da pocas treguas, Rafaz y Servidor regulábamos las pulsaciones a la espera de pendientes mayores. Todo este puerto final hormigonado, se compone de dos largas rectas unidas por una curva de herradura. Al fondo ya veíamos la herradura que giraba abruptamente a la derecha. El hormigón no tiene nada de fino, como el que puedes encontrar en el Mas de la Costa, éste es áspero, rugoso y roto, y presenta unas estrías transversales para evacuar aguas en las que cabe una rueda de carretera. Antes de la herradura alcanzamos pendientes del 14-15%, duro y descarnado. Al llegar a la herradura hay un mirador hacia Villamalur, al que no pudimos asomarnos, estábamos concentrados en la subida. Tras superar la herradura vino la rampa máxima, hasta el 19%, tocaba retorcerse como una culebra sobre la bici, la cara de Rafaz reflejaba el esfuerzo, un 34x28 se queda corto en las animaladas. Poco a poco nos íbamos acercando a la cima, entrando en el bosque frondoso que emerge a la cota 1.000 mts, una bonita pinada muy tupida con abundante helecho en la base, muy al estilo de Pinares de Villamalur y Jinquer por Villamalur. Cuando ya parecía que llegábamos a la cima sin mas, y antes de tomar la segunda y última herradura, el firme hormigonado desapareció bajo nuestras ruedas, y tuvimos que coronar los últimos 100-150 mts nuevamente sobre el sterrato, pero la pendiente no era potente y pudimos alcanzar la cima mansamente sin dañar las bicis de carretera.




Vaya tela

Rafaz en pleno Nirvana

Coronando


Al llegar arriba, pues hay una caseta verde, que es el observatorio forestal de Villamalur en la cima del Alto del Pinar. Según placa a una altitud de 1.043 msnm. Según nuestras mediciones gps y lo que hemos observado en mapas topográficos, a unos 1.025-1.027 msnm. Desde la cima hay un balcón excepcional desde el que deleitarse hacia con la vista hacia el oeste. Lástima que nos salió un día nuboso, pero incluso entre la bruma pudimos atisbar el pico de la Rápita en primer término (1.106 mts, el más alto de la Sierra) y el Espadán (1.099 mts) a su izquierda. También desde la cima atisbamos pequeñas poblaciones que pensamos podían ser Higueras y Pavías, y más lejos aún vimos la zona de Segorbe y Navajas. Puro espectáculo, habrá que volver en breve en un día más claro.


De ahí venimos


Higueras a lo lejos, Pavías más cerca


Qué chulada


Felicidad



Adivina adivinanza?

En la bajada hubo que armarse de paciencia y calma, pues una bici de carretera no está preparada para coger velocidad en una bajada rota y de fuertes pendientes. Unos frenos de disco no hubieran venido nada mal, unas cubiertas mas anchas. Vamos que en breve vamos a necesitar una montura de tipo Gravel para este tipo de aventuras. Aprovechamos las pausas en la bajada para hacer unas cuantas fotos que no pudimos tomar durante la subida. Llegamos al primer sterrato, enlazamos con Pablo y nos dejamos caer con precaución hasta la base del Alto del Pinar.



Cuidadin cuidadín



Ya reagrupados continuamos por el puerto inicial para coronarlo y dejarnos caer hacia Torralba. Siempre que vamos por aquí lo hacemos presos del hambre y la fatiga, pero hoy no es el caso, así que Quico toma buenas fotos y así podemos recrearnos en este marco incomparable




Dos magníficas...



... instantáneas para el recuerdo



Incluso esta vez no paramos en Torralba a almorzar, es pronto y bajamos raudos y fresquitos hacia Ayódar para un buen yantar en el bar El Mesón. Este bar se encuentra en la zona baja del pueblo, lejos de la carretera principal y rodeados de paz y tranquilidad. Buenos bocatas y un carajillo para los muy carajilleros mientras nos relajamos, que gustito



La Comarca, sin Hobbits

Se ruega no quemar
Vertiginoso descenso
Castillo de Ayódar

Yantar



Regresamos ya con calma por el puerto de Ayódar, Quico y Rafa se van intercambiando la bici para mirar cosas de calas y probar sensaciones Tannus. Sí, Quico ha subido estos rampones con Tannus. Coronamos, muchas fotos para crónicas y fichas portuarias, y ya un apretoncillo hasta Onda.





Quico y Pablo coronan el Puerto de Ayódar


Y eso es todo amig@s, breve pero intensa etapa por una zona que pronto volveremos a acometer con BTT, que no nos lo cuenten... un abrazo y no dejéis de leernos!

TODAS LAS FOTOS DE LA JORNADA.

2 comentarios :

  1. Buena etapa, buenos descubrimientos, buen Gravel y buena crónica. Esa zona de Espadán nos deparará buenos momentos de cicloturismo. Una puntualización sobre la foto cuyo pie dice "de ahí venimos". Esa carretera, en realidad, es la parte final del puerto conocido como Pinares de Villamalur. La tomé desde la cima del Alto del Pinar.

    ResponderEliminar
  2. BUENA CRÓNICA PABLOM. ETAPON MUY DIVERTIDO

    ResponderEliminar

Los comentarios son la parte más importante de este blog, pues se escribe para los bikers y nos interesa lo que tengan que decir.

Su donación vía paypal está contribuyendo a la continuidad y mantenimiento de este blog, se contestan todos los comentarios con gran entusiasmo:

https://www.paypal.me/quicofranch/1

Otra forma de contribuir es clicar en alguno de nuestros banners publicitarios, con esa sencilla acción nos está ayudando al pago anual del dominio de la web y otros servicios relacionados.

Por favor, hágase seguidor de nuestra página de facebook:publicaciones de calidad, propias y ajenas
https://www.facebook.com/ciclismodandolotodo/

Muchas gracias por su ayuda :)