29/3/17

SIERRA DE IRTA BTT. ALCOSSEBRE-PENYÍSCOLA-SANTA MAGDALENA-CASTELL DE XIVERT-SANTA LUCÍA

Alberto y Quico, con Penyíscola al fondo

Saludos, amig@s bikers. Hoy tenemos un reportaje especial sobre nuestra escapada a la cercana Sierra de Irta, paraje de intensa belleza natural. Pude recopilar mucho material gráfico durante una etapa larguísima (y nada pestosa) que se fue a las 9 horas de duración total. Una delicia. Así que con todo ello, hay material y vivencia abundante para explayarnos a gusto con las maravillas que ofrece este bello rincón de la provincia de Castellón.

Nuestra primera aventura en Irta, fue allá por el año 2009, ver este artículo

Bueno, los promotores de esta magna aventura fueron los compañeros de Valladolid Alberto y Fer. De vacaciones en la zona. Gracias por invitarme a esta sensacional etapa btt. Alberto prospectó y estrujó wikiloc en busca de buenos recorridos. Con el material descargado, compusimos un track con la suma de varios. Objetivo, rodear la Sierra de Irta y disfrutar de sus buenas zonas costeras y los mágicos bosques del interior. Vamos con el recorrido. Compartimos en Garmin Connect y en Strava.





Perfil general de la etapa btt


Salida desde Alcossebre alrededor de las 9:30.



Dos bicis que rodaron juntas por primera vez, no así sus propietarios




Visita matutina  por las aún vacías calles de este populoso enclave turístico. Tras la salida de las zonas urbanizadas, rápidamente entramos en pista forestal suave, con algunas subidas y bajadas. El primer destino a visitar, camino del norte, fue la cala Argilaga, bonita, desierta y pedregosa.

ZONA ARGILAGA





Tras dejar la desierta Cala Argilaga, empezó la primera subida del día, primero suave por pista. Al poco encontramos un cruce , había dos caminos para ir hacia el norte y la zona de Penyíscola. Según el track diseñado, nuestro camino seguía por la izquierda, augurando misterio y aventura. El camino de la derecha volvía a la costa, y parecía el más transitado. Seguimos ascendiendo hasta un nuevo cruce, el cual inicialmente nos saltamos pues no estaba muy visible. Siguiendo por la derecha, primero pista, que se fue rompiendo y cerrando, finalmente bosque y sendero. Habíamos llegado sin saberlo, al sendero-trialera de l'Escutxa.

ZONA DE LES ESCUTXES


Vaya un buen descubrimiento. La subida fue constante por sendero, todo ciclable según la pericia del biker, eso sí tirando de un poco de equilibrio y un mucho de pulsaciones. Finalmente vimos cielo y mar y parecía que habíamos llegado a la cima. Un reagrupamiento y nos tiramos por la vertiente opuesta. Ahí ya se puede hablar abiertamente de una trialera, rocosa y con escalones, con algún que otro paso técnico. A Alberto y a Servidor nos pareció una delicia, con sus curvas cerradas y su rocosidad, fue muy disfrutada a lomos de la bicicleta doble, sin tener que apearnos en ningún tramo. Fer lo vio desde otro punto de vista. No es recomendable acometer este tramo en sentido inverso, demasiado inclinado y rocoso para hacerlo subiendo. Veamos el segmento strava, entre subida y bajada queda un muy largo sendero-trialera. Fue todo un descubrimiento y una agradable sorpresa






Superada la zona de l'Escutxa vino un rapidísimo descenso por pista, con divertidos cambios de rasante. Y regresamos a la zona costera con dos playas idílicas, la del Pebret y la del Russo.

ZONA PLAYAS PEBRET Y DEL RUSSO


PLAYA DEL PEBRET

PLAYA DEL RUSSO


Nos acercábamos a la segunda subida del día, en la zona de la Torre Badum, casi un kilómetro de subida hormigonada con curvas de herradura.

ZONA TORRE BADM



Durante la ascensión por la vertiente sur, hay unas espléndidas vistas de la costa de Alcossebre. Aquí Alberto y Servidor subimos con mucha calma y disfrutando de un sol casi veraniego. Fer se adelantó nada más empezar la ascensión, en lo que sería la tónica general de la etapa cada vez que el camino se ponía cuesta arriba. Cada biker tiene su estilo. Llegados a la cima hay un sendero que conduce a la torre, con buenas vistas tanto hacia el norte como hacia el sur.





El tramo siguiente de etapa, hasta alcanzar la medieval Penyíscola, es un paseo para las piernas y un regalo para la vista. Aprovechamos las bondades del recorrido para detenernos y disfrutar de las vistas, la compañía y de las fotos.

ZONA PENYÍSCOLA





Y bien, un paseo por las inclinadas calles antiguas de la Península, con subida hasta las inmediaciones del Castillo del Papa Luna, buen lugar para hacer el primer alto de la jornada, y disfrutar en terraza y al sol de una buena jarra de cerveza aderezada con unas patatas brava. Hasta la plaza de Armas llegamos.



Bajamos del Castillo hacia la playa norte de la ciudad, y poco a poco fuimos desapareciendo de la costa, buscando hacia el oeste la N-340 y la AP-7. El tramo hasta llegar a Santa Magadelena de Pulpis lo afrontamos con pistas y caminos antiguos, algo rotos a veces, y que se encuentran ubicados entre la N-340 y la AP-7. Con fuerte viento de cara en ocasiones, no tuvimos ocasión de aburrirnos, pues antes de llegar a Santa Magadalena, y sin sospecharlo, nos encontramos una hermosa trialera pegada al vallado de la AP-7. Con una fuerte subida inicial, en lo que nos tocó apearnos unos metros, y con una bonita, rocosa y entretenida parte cental de descenso. La trialera finaliza en un tramo de ascenso. Veamos el segmento Strava.




Tras superar la trialera, nos acercábamos a Santa Magdalena de Pulpis, y con ya las 14:00 horas cumplidas, no había que demorar más el momento de la pitanza.

ZONA SANTA MAGDALENA DE PULPIS


Bien, costó un poco "sacarle" algo de comer a la posadera del centro del pueblo, pues tras una delirante y surrealista conversación era evidente que no tenía demasiadas ganas de llenar nuestras panzas. Al final, luchando contra sus evasivas, y haciendo las preguntas correctas ante sus monosílabicas respuestas, usando el método deductivo-sacacorchos, y con mucha paciencia, conseguimos arrancarle bebida, bocadillos y hasta café, todo un logro.


Y después de Santa Magdalena, tocaba adentrarse otra vez en Irta, esta vez por su costado oeste. Nuestro objetivo era ascender hasta el bien conservado Castillo medieval de Xivert. Pero para rendir sus almenas, primero había que superar una subida muy constante.

CASTELL DE XIVERT





Fer se adelantó a explorar y lo perdimos de vista. Y llegó al cruce del Depósito, y hacia arriba que siguió, pero por el camino equivocado se aupó hasta el Pico de Vigilancia, mientras nosotros esperábamos en el cruce, y obtuvo una foto desde la cima.


Desde el cruce del Depósito hasta la zona del Castillo, había una pista forestal con subidas y bajadas metida en una zona de gran densidad forestal, una maravilla ciclar al atardecer por esos bellos parajes. Y nos esperaba el Castell de Xivert, en lo alto de una colina. Hasta la plaza más elevada casi llegamos montados en la bici.

ZONA CASTELL DE XIVERT







Rapidísimo el descenso hacia la zona de Alcossebre. Por una pista inclinada y divertida.


Y aunque parezca que todo estaba hecho para ese día, teníamos un último objetivo en mente a nuestra llegada a Alcossebre. Ascender las terroríficas rampas de asfalto de la Ermita de Santa Lucía, el colofón perfecto para una aventura de gran envergadura. Tiempo solar y piernas aún quedaban.

Nos dejamos caer hacia la costa...



Y a medida que rodeábamos la Sierra Irta por su lado Sur, nuestro objetivo se fue haciendo nítido en el horizonte. Llegados a Alcossebre, una breve parada a repostar, valor, y hacia la cima.


No voy a extenderme en la descripción de esta corta pero infernal ascensión a la Ermita de Santa Llúcia i Sant Benet, pues precisamente ayer terminé una ficha descriptiva sobre la misma, que puede leerse completa aquí:

SUBIDA A LA ERMITA DE SANTA LUCÍA ALCOSSEBRE

Llegamos a la cima cansados pero contentos, ya casi en la puesta de sol. Una jornada larga y muy disfrutona, sin prisas, con muy buena compañía, y con el marco incomparable de la Sierra de Irta. Agradecimientos a Alberto y Fernando, gracias por brindarme la posibilidad de redescubrir Irta, después de tantos años; estos parajes se merecen una visita anual, mínimo. Volveremos.

Salud y buenas pedaladas.


TODAS LAS FOTOS DE LA JORNADA

3 comentarios :

  1. ALUCINANTE.
    Difícil encontrar palabras para describir tu trabajo, dedicación y pasión por la bicicleta.
    Todo un placer Quico, acompañarte, disfrutarte, y aprender de ti y contigo en cada pedalada.
    Muchas gracias por todo; espero poder disfrutar muchas más veces de estas aventuras que, como te digo siempre, son los waypoints que dan sentido al "track" de nuestra vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hola Alberto, fue una auténtica aventura cicloturista, muy disfrutada por mi parte. gracias por tus comentarios. espero que en breve podamos montar otra escapada y que aquí quede reflejada :) hasta pronto.

      Eliminar
  2. La Sierra de Irta una de las pocas zonas de costa casi virgen de nuestro territorio, un placer ciclar por allí. Enhorabuena¡

    ResponderEliminar

Los comentarios son la parte más importante de este blog, pues se escribe para los bikers y nos interesa lo que tengan que decir.

Su donación vía paypal está contribuyendo a la continuidad y mantenimiento de este blog, se contestan todos los comentarios con gran entusiasmo:

https://www.paypal.me/quicofranch/1

Otra forma de contribuir es clicar en alguno de nuestros banners publicitarios, con esa sencilla acción nos está ayudando al pago anual del dominio de la web y otros servicios relacionados.

Por favor, hágase seguidor de nuestra página de facebook:publicaciones de calidad, propias y ajenas
https://www.facebook.com/ciclismodandolotodo/

Muchas gracias por su ayuda :)