30/5/15

ATAQUES Y ENCERRONAS EN EL REMOLCADOR


Buenas amigos de Dándolo Todo,
Nuestra última aventura nos lleva, cómo no, a la Sierra de Espadán, concretamente al Castillo de Villamalefa y su afamado Puerto del Remolcador.... Esta ha sido una etapa de ataques y encerronas de ésas que tanto nos gustan a Quico, Casero y servidor (RafaC). Todo ello aliñado con un buen almuerzo y su correspondiente "repito". Así que vamos al grano.

Empezamos la jornada en Fanzara donde salimos ya tarde, sobre las 8:45, con el consiguiente enfado de Quico... y con razón. Pero no es momento para reprimendas ya que toca ciclar y disfrutar de la hermosa zona que vamos a visitar.


Salimos hacia Argelita a un ritmo relajado... demasiado relajado para mi gusto. Me siento ansioso y alguien va a pagar los platos rotos. Lo veo.


Continuamos hacia Ludiente. La compañía es agradable, el paisaje precioso, pero ritmo es cansino. Se lo remarco a mis compañeros y me comentan que queda mucho. Tendré que hacerles caso. Llevan mucho más tiempo en esto de la bici que yo.


Llegamos a Ludiente. Tomamos unas instantáneas y continuamos. Ahora viene lo bueno 10 km de puerto hasta Castillo de Villamalefa. El puerto nos es de los más duros de la zona y los acantilados calman la sed de venganza que he ido acumulando todos estos meses fuera de casa. Vamos subiendo con calma siendo sobrepasados varias veces por otros ciclistas más centrados que nosotros.




Llegamos a un momento clave de la subida: La curva Pablo Moros. Cuenta una leyenda que hace muchos años el escocés sufrió una tremenda 'pájara' en esta curva un caluroso día de verano. El inefable Vidal le atacó sin piedad y le dejó abandonado como un perro todavía a falta de 5 km de meta. Nunca más se supo de él. Cuentan los lugareños que por las noches estivales todavía se oye los gemidos y lamentos del susodicho y que los padres asustan a sus hijos con el "ComeHaggis de la curva".



Pasamos dicha curva y ya se ve la meta cercana. Tengo en la mente la comentada leyenda, pero no puedo más. Esta lentitud me ha hecho hervir la sangre y lanzo mi ataque más salvaje con el fin de coronar el primero en Villamalefa. Me quito de encima a los segundones, sin embargo el plato grande no es suficiente para librarme de Quico. Me alcanza ya llegando a la rotonda de la entrada del pueblo para recordarme que teníamos pensado hacerle una encerrona a Casero y rematar el puerto del Remolcador hasta la cima. Mi ansia había hecho que olvidase ese pequeño detalle. Quico me jura y perjura que sólo son 1.500 metros más. Conociéndolo sé que serán unos 2km ó 2 y medio, con lo que aceptamos y seguimos.



Al kilometro y medio de subida Sergio lanza un ataque demoledor sabiendo que he quemado mis naves en el ataque anterior. Aprovecha su oportunidad. Veo el mal en sus ojos. Sufro muchísimo y le imagino coronando el primero. No puedo permitirlo. Saco fuerzas de donde puedo para mantener el ritmo hasta que finalmente peta. Se veía venir. Le conocemos. Se descuelga. Pero al que también conocemos es al gran felón de Quico. Pasamos el segundo km de subida, llegamos al 2 y medio, al 3 ... y no vemos el final del puerto. Me abandona y se lanza a coronar en solitario. Planean sobre mi cabeza los lamentos del "ComeHaggis". Casero está más atrás. El cansancio se acumula. Y finalmente vemos el cartel de final de puerto a los... 4 km. La encerrona de Quico será recordada por los siglos de los siglos. En la cima me asegura con una sonrisa malvada que no pensaba que fueran tantos. Ni Sergio ni yo le creemos.



Hacemos una fotos y bajamos a almorzar. Nos regalamos en las brasas y las cervezas y los correspondientes repitos. Nos los hemos ganado. En total han sido 14 km de puerto de Remolcador.




La bajada es reconfortante y la hacemos sin hablar, con la mente en blanco sólo recreándonos en el paisaje (y un rebaño de ovejas + perro pastor) y la sensación del trabajo bien hecho.



Llegamos a Fanzara y nos despedimos hasta la siguiente encerrona. La esperamos con ansía y "un pan bajo el brazo". Hasta la próxima.



5 comentarios :

  1. Gran crónica Rafa! Sed de ataques que tenías!

    ResponderEliminar
  2. Bien Rafa, tu sed de ataques ha quedado bien reflejada en esta crónica. por cierto que Ludiente y el Castillo escapan de los límites de Espadán. Están ahí ahí, pero ya fuera de la sierra:

    http://www.sierraespadan.es/index_2.html

    ResponderEliminar
  3. cómprate un mapa, puerco empujacarritos

    ResponderEliminar
  4. ahora en serio, buena crónica y fantástica etapa, espero estar pronto a la altura para plantar cara a esos ataques masivos

    ResponderEliminar
  5. Hoy hemos vuelto a subir el Remolcador, más tranquilos pero como siempre algún ataque ha caído.

    ResponderEliminar

Los comentarios son la parte más importante de este blog, pues se escribe para los bikers y nos interesa lo que tengan que decir.

Su donación vía paypal está contribuyendo a la continuidad y mantenimiento de este blog, se contestan todos los comentarios con gran entusiasmo:

https://www.paypal.me/quicofranch/1

Otra forma de contribuir es clicar en alguno de nuestros banners publicitarios, con esa sencilla acción nos está ayudando al pago anual del dominio de la web y otros servicios relacionados.

Por favor, hágase seguidor de nuestra página de facebook:publicaciones de calidad, propias y ajenas
https://www.facebook.com/ciclismodandolotodo/

Muchas gracias por su ayuda :)