9/4/10

Sábado 10 de Abril de 2010 RUTA 5 ESTRELLAS

Mañana sábado hemos quedado para hacer una salida con dos tramos bien diferenciados. El primero discurrirá por carretera desde Burriana hasta Aín donde disfrutaremos de un agradable almuerzo. Finalizado el mismo parte del grupo bajará rapidamente a Burriana para responder a sus multiples quehaceres y el resto se quedará por la zona investigando nuevas rutas.
La salida a las 8:00 desde el campo de futbol San Fernando.




RUTA REALIZADA



DATOS ETAPA:


TRAMO AÍN ARTANA: RUTA 5 ESTRELLAS




FOTOS DE LA ETAPA:




VÍDEO EN EL TÚNEL DE AÍN SANCHÍS TRAIDOR:



LA CRÓNICA:

Saludos compañeros y amigos de la bicicleta, naturaleza, almuerzos y carajillos. En la etapa del sábado pasado fuimos 4 individuos, tres ciclistas y el amigo motorista juansab, que lo dio todo madrugando y almorzando, aunque no diera ni media pedalada. El plan era subir por carretera hasta Aín para darnos un buen almuerzo en su soleada terracita. Los ciclistas Pablo y Casero subieron con su bici de carretera, para bajar pronto y ocuparse de sus quehaceres del fin de semana. Un servidor subió con la bici de montaña, para después de almorzar explorar el tramo de Aín hasta Artana que forma parte de la ruta conocida como 5 estrellas.

Del tramo hasta Aín por asfalto poco hay que contar que los ciclistas habituales no sepáis. Podríamos destacar los ritmos que nos marcó Pablo en algunos tramos de subida como Collao d’Artana o túnel Aín. Imagino que quería despertarnos el apetito antes de llegar a destino…

En la terracita de Aín fuimos los primeros en llegar y el soñoliento barman pareció bastante agobiado cuando empezamos a pedirle bocatas. Afortunadamente rectificó y en un periquete nos puso sobre la mesa lo que habíamos venido a buscar, un buen bocata carnívoro regado con una maravillosa jarra de voll-damm. Hay algo mejor en un sábado por la mañana? Cuando llegó el amigo Juansab ya habíamos dado cuenta de medio bocata, pero enseguida nos dio alcance, ya que lo de pilotar una moto se ve que da mucha hambre también. Compartimos unas buenas risas con unas buenas birras. El postre como siempre, el archiconocido carajillo Pic Espadà!

Después de almorzar venía mi verdadera etapa, mi encuentro con la naturaleza en la soledad de las sendas y trialeras. Era pronto y me sentía con ánimo exploratorio. Mis compañeros ya bajaban hacia Burriana por asfalto. Como podéis ver en las imágenes adjuntas, he separado los tramos por colores en un mapa topográfico. También podéis ver un cuadro con la descripción del tramo y la longitud. En total son 20 km desde Aín hasta Artana con un recorrido que tiene cuatro sendas-trialeras.

Pues bueno, el primer tramo era en subida por una rampa hormigonada muy inclinada que me vino muy bien para calentar. Del segundo tramo Pablo me había advertido que era una senda para peatones y que no era ciclable ni por asomo. Pues no se, me sentí inspirado, vi que la senda arrancaba en un empedrado hacia abajo y sin mucho pensarlo hacia abajo me fui. Empecé a concentrarme en lo que hacía y el descenso se me hizo muy ameno. Tres km en los que la estrechez, la pendiente y el esquivar rocas se me hicieron de lo más entretenido. Pocas veces tuve que poner pie a tierra por algún tramo complicado de acumulación de rocas en pendiente. El sendero estaba bastante limpio aunque no me libré de arañazos en brazos y piernas. La verdad es que empecé a sentir eso de que hay que bajar sin miedo, que hay que echar el peso para atrás y que la bici sabe elegir el camino, como una gota que cae por un riachuelo. Tal vez fueron las ansias de mejorar en descenso, la confianza ganada en el primer descenso, la necesidad de adrenalina o los susurros del reciente carajillo en mi cabeza, pero cada vez bajaba más rápido, más concentrado y con mayor seguridad. Tanta seguridad que en un momento de distracción acabé en un zarzal en una salida de senda, afortunadamente iba despacio y no comí mucha tierra. Pero ya fue un primer aviso que me recordó que tanta alegría en el descenso hay que guardarla para etapas que se hacen en grupo.

No voy a extenderme detalladamente sobre cada tramo de la ruta, sólo decir que las sendas trialeras son cortas, excepto la primera que es larga y asequible. Las demás presentan tramos muy técnicos pero que no dudo que con un poco más de pericia de la que disponemos ahora, se pueden salvar sin poner pie a tierra. En algunos tramos me tuve que apear, porque iba solo y no tuve el valor de lanzarme al grito de santiago y cierra España. Estas cortas trialeras sirven de empalme entre tramos de pista forestal más largos y subidas por pistas hormigonadas. Me parece el trayecto perfecto para volver asiduamente a practicar la bajada por trialeras.

Hablemos de la tercera trialera. Ésta sin duda, me pareció la más complicada de la jornada, por lo abrupto y por la pendiente que presentaban algunos tramos rocosos, me recordó a algunos tramos de la “puntosa” de Borriol del amigo Simón. Bueno, aquí es donde finalizó mi aventura repentinamente, que hasta el momento estaba resultando de lo más placentera. Ya casi llegando al final del tramo estaba bajando por un estrechamiento muy empinado y muy despacio. Tal vez ese fue el problema, demasiado despacio y demasiado confiado…tampoco tuve la precaución de bajar el sillín de mi bicicleta para bajar el centro de gravedad del conjunto hombre-máquina. Sumad todos estos factores más una rueda delantera que de momento se encalla en una roca y tendréis una bonita vuelta de campana. Caí con el hombro y por encima de la bicicleta, que se golpeó con una roca. Fue bastante rápido y extraño, de momento estaba pensando en lo de Bruce Lee “be water my friend” y al siguiente instante estaba tumbado en la trialera mirando estúpidamente hacia el cielo. La bici se llevó la peor parte. Al caer se golpeó el cambio con una roca y se partió la patilla que lo une al cuadro. Quedó en el estado que podéis ver en las fotos adjuntas. Qué lástima de avería! Con lo increíble que estaba resultando la aventura. Miré mi teléfono y nula cobertura, habría que acercarse más a la civilización para pedir auxilio. Si miráis el mapa topográfico, la caída fue en el tramo 8 pintado de color gris.

Bueno, mirando el gps ví que me quedaban 5 km para llegar a Artana y empujando la bicicleta. No problem, con resignación a todas partes se llega. Y aún me quedaba la cuarta trialera de la jornada! Pintada en color verde chillón en el mapa. Para hacer esta trialera hay que salirse de la pista y subir un tramo a pie. Afortunadamente para mí, vi en el gps que si seguía por la pista en descenso llegaba al mismo sitio que por la trialera…

Después de un buen rato de andar llegué a Artana donde fui amablemente rescatado. Al final me he quedado con un hombro dolorido y una bicicleta partida, que tendré que llevar a reparar esta semana al taller. Me quedo con ganas de que volvamos en grupo para practicar en esas sendas que me parecieron magníficas para darlo todo.

2 comentarios :

  1. gascooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo

    ResponderEliminar
  2. tío esas etapas son una locura... pero el video se sale, je je...

    ResponderEliminar

Los comentarios son la parte más importante de este blog, pues se escribe para los bikers y nos interesa lo que tengan que decir.

Su donación vía paypal está contribuyendo a la continuidad y mantenimiento de este blog, se contestan todos los comentarios con gran entusiasmo:

https://www.paypal.me/quicofranch/1

Otra forma de contribuir es clicar en alguno de nuestros banners publicitarios, con esa sencilla acción nos está ayudando al pago anual del dominio de la web y otros servicios relacionados.

Por favor, hágase seguidor de nuestra página de facebook:publicaciones de calidad, propias y ajenas
https://www.facebook.com/ciclismodandolotodo/

Muchas gracias por su ayuda :)