29/8/09

Etapa la nevera y emboscadas

Números de la etapa:

83.90Km
4 horas 21 minutos sobre la bici
19.3 de media, irrisoria pero justificable por el trazado, el viento y la lesión
56.1 de máxima


Capítulo 1: LA RESACA

 


Suena el despertador y apenas puedo levantarme. La cena de tranquis que tenía con mis cuñados acabó siendo menos de tranquis de lo esperado… cerveza, vino, cava, whisky… no me acosté tarde, pero apenas he podido dormir… mientras intento ponerme a duras penas el cullote y casi lo consigo veo que aún no me he quitado el pijama… hermoso día para subir La Nevera, pienso… decido no tomar L-Carnitina pq ya tendré bastante con el calor y el alcohol acumulado… me arreo un vaso de leche, cojo una barrita y ala, a la aventura



Capítulo 2: LA IDA

El ritmo es suave, vamos conversando en paralelo sobre varias cosas mientras no nos obsesionamos con velocidades y medias (fotos 1828 – 1829). El desgaste de la etapa del jueves de mis compañeros y amigos junto con el respeto que nos produce a todos La Nevera hace que nos tomemos las cosas en plan cicloturista y no ciclista. Hablamos de la boda gorila pero sobre todo de Tapone o Taponet, que por lo que parece ya forma parte de nuestras vidas ciclistas o nuestro shared knowledge, y aunque sólo le he visto en un par de fotos parece que haya venido pedaleando con nosotros desde siempre, como los gemelos del casero, como la casati, como los relevos de gascó, como los ataques de vidal… le pido a Quico que inmortalice el momento con una foto de nuestras 4 sombras en paralelo (foto 1830), siempre me ha gustado esa imagen, das la impresión de ser muy alto y delgado y exhibe un toque de armonía y hermandad cada vez más lejana en el tiempo y cada vez más añorada que quizás nunca pasó… quizás sólo perdure en mi memoria y en una foto de sombras altas y delgadas que jamás podrá ser repetida y pronto caerá en el olvido…




Capítulo 3: SUBIENDO

El collado se me hace largo, como casi siempre pero un poco más, aunque como el grupo va a ritmo relajado no me descuelgo (fotos 1835-1836)… este hecho aparentemente trivial es fundamental para el desarrollo de los acontecimientos porque me sirve para plantearme la ascensión a La Nevera, donde por lo que parece me voy a arrepentir de los varios Chivas que cayeron anoche… ya sé que ya he nombrado este puerto varias veces en lo poco que llevamos de crónica, pero su sombra es alargada y esos 2km y pico finales causan terror, o al menos deberían causarlo a cualquier persona cuerda… no me veía en ese momento bajando a Algimia de Almonacid… aunque tampoco sabía lo que más tarde nos esperaba…


Capítulo 4: GASCONAZO


Quico se caga. Es algo natural, es algo que en Londres pasó constantemente, y por lo que hemos visto en el foro es algo habitual, pero estamos por Artana y Quico se caga… subimos a Eslida sin correr demasiado hasta que Gascó hace uno de sus relevos – ataques… aún no tengo muy claro lo que es. No es un relevo porque ese cambio de ritmo no puede serlo, no en este mundo, pero tampoco es un ataque porque no pretende marcharse en solitario… he decidido bautizarlo Gasconazo a falta


 

del beneplácito del grupo… Casero le sigue, yo también pero veo que Quico se queda, entiendo que si aprieta en el Gasconazo puede cagarse encima, y no es plan que se manche ese nuevo y hermoso culo rosa, por lo que me quedo con él y llegamos juntos a Eslida para que cague en el Paquita
He dicho culo? Quise decir cullote


Capítulo 5: SUBIDA A AIN

No mucha cosa destacable, fotos de 1849 a 1854, se sube al tran tran todos juntos, se comenta que hay buenas rutas para hacer senderismo por la zona según Richardo, poco más. Tras el túnel contactamos con juansab, ya sale hacia el bar… yo me como la barrita.





 


Capítulo 6: MELCIOR MAURI

Ciclista catalán ya retirado, buen rodador y contrarrelojista, limitado escalador (http://es.wikipedia.org/wiki/Melcior_Mauri), consiguió aún así hacerse con la victoria en la Vuelta a España de 1991 delante de ilustres rivales como Miguel Induráin (que ese año ganaría su primer Tour) y Marino Lejarreta… y lo hizo de una manera muy curiosa: lo daba todo en las cronos, pero sabía que la alta montaña se le atragantaba, por lo que su táctica fue atacar antes del último puerto del día para comenzarlo delante del resto de favoritos… atacaba incluso con el maillot amarillo, algo casi impensable hoy… “si sé que me van a sacar 3 minutos, lo que tengo que hacer es empezar el puerto 2 minutos delante de ellos, así sólo perderé 1”…

Capítulo 7: ACERCÁNDONOS A ALCUDIA DE VEO

Pasamos Aín y comenzamos la corta pero densa ascensión camino de Alcudia de Veo (foto 1863), muchas cosas pasaron ahí… seguimos al tran tran cuando nos adelanta una moto con un GORDO a los mandos y otro tío de paquete… llevan la música a toda ostia, no recuerdo que canción era pero lamentamos el habernos pillado por sorpresa y no haber tomado una foto… a los pocos segundos, escuchamos voces por detrás y nos alcanza una pareja de ciclistas, digo pareja porque son él y ella (fotos 1867-1868)… van a un ritmo muy fuerte, y ella está para que se te ponga encima en la cama y decirle: “soy el Tourmalet, escálame”

Capítulo 8. EL HACHAZO!!!

En realidad no fue hachazo… en realidad no fue fuerte, ni fue con mucha fe (foto 1872)… en realidad, algo pasó en el cambio que me tuvo un rato casi parado mirándolo e intentándolo poner bien (foto 1873)...en realidad, abrí hueco...




Capítulo 9: LA CONTINUIDAD

Decido no mirar hacia atrás (foto 1877), esa pequeña brecha es mi única esperanza de no perder una minutada en La Nevera (su sombra es alargada), por lo que decido seguir con mi escapada a lo Melcior Mauri. Aparte de que mis compañeros y amigos son más fuertes que yo, siento que ni mucho menos es el mejor de mis días, por lo que corono esa pequeña subida y me lanzo hacia abajo lo más rápido posible dentro de la normalidad. No bajo a tumba abierta, pero tampoco miro hacia atrás, sé que tengo que comenzar La Nevera en solitario… además, el hecho de que nadie me persiga facilita mucho las cosas, es lo bueno de ser el rival más débil
((Muy grande que todo el ataque esté fotografiado, pero que muy grande!!!!))





ARTÍCULO SOBRE EL PUERTO DE AÍN

Capítulo 10: POR FIN, LA NEVERA




Finalizo mi casi vertiginoso descenso a Alcudia de Veo y comienzo la ascensión a tan temido puerto… miro hacia atrás y no les veo, se ve mucha carretera desde mi posición y mis compañeros y amigos no aparecen… les debo llevar un minuto y medio como poco… objetivo cumplido, pienso, y sigo con la ascensión a mi ritmo… los primeros Km no son duros, pero tampoco son un paseo, se tira bastante hacia arriba… cuando llevo aprox. 1.5Km les veo en la lejanía, me gritan cosas, no les entiendo, pero seguro que no es nada bonito tras el ataque, deben estar maquinando cosas malas de mí, cosas horribles… ilusos, se creen que lo hago para ganar y lo hago para minimizar daños, para que el orgullo y la moral queden lo más intactos posible, para poder creer que puedo estar a su altura aunque ande muy lejos de semejante osadía, para soñar que algún día mi velocidad y resistencia serán comparables a las suyas…insensatos… lo hago por pura admiración.
Durante la ascensión pienso que la verdad es que sólo he atacado dos veces en todo el verano, pero en ambas he cumplido mi objetivo… estoy satisfecho con mi selección de ataques, cada vez que lo hago es por un motivo, y el próximo también lo será, quizás sea un motivo que sólo está en mi cabeza, quizás sea raro, quizás ni exista, o quizás sea lo más importante del mundo, pero por ese motivo, y sólo por ese motivo y por nada más, lo haré…


Capítulo 11: DESPUÉS DEL 15 VIENE EL 16

Paso el descansillo y comienzo la parte dura, una señal de 10% me avisa de lo que me espera… al final son 2.1 o 2.2 Km que no bajan del 10%, y la rampa del 16% no está señalizada pero ni falta que hace, es prácticamente imposible subirla sentado y al ir de pie me provoca los primeros dolores de espalda… en ese trozo solo queda agarrarse al manillar y mirar hacia delante, nada más se puede hacer… cuando ya estoy superando la rampa del 16% veo que mis 3 compañeros y amigos están ya cerca de darme caza (foto 1902)… miro el cuentakm y veo que aún me quedan 800 metros para coronar, poco en un puerto normal pero todo un mundo con estos porcentajes, por lo que decido dejarme llevar, me pasa Quico (foto 1903), me pasa Gascó (foto 1905), me pasa Casero y entonces coronamos (fotos 1906 – 1907)… resulta que no quedaban 800 metros sino 150 o 200, de haberlo sabido habría apretado para coronar primero, pero no pudo ser, la foto 1909 muestra mi frustración ante tal hecho. Se negocia bajar a Algimia de Almonacid, pero son las 10.30, es hora de almorzar. Se comenta que Vidal jamás hubiese permitido mi fuga… pero podría haber sido mejor, podríamos habernos fugado juntos y haber subido relevándonos. Al cap i a la fi, he cumplido mi promesa de subir La Nevera durante el 2009.





ARTÍCULO SOBRE EL PUERTO DE LA NEVERA

Capítulo 12: EL ALMUERZO



En el descenso de La Nevera aparece el amigo Juansab motorizado, nos hace unas fotillos y llegamos al bar. Una pena que no haya venido 5 o 10 minutos antes ya que podría habernos hecho fotos en la ascensión y en las rampas más duras, habría sido sin duda unas fotos excelentes. Hay manitas, pero nadie da el paso, la sombra del Suco es también alargada en todos los sentidos, nos pedimos medios bocatas (se nota que cada vez estamos más entrenados y necesitamos menos gasolina), casero se pide sangre con cebolla y yo me agencio 3 alitas de pollo que estaban de escándalo (foto 1912). 


 

En el almuerzo se habla y mucho de la boda y ¿despedida? Gorila, y nos ponemos todos un poco al día ya que es bueno tener todos el mismo shared knowledge


Capítulo 13: THE AMBUSH ( LA EMBOSCADA) 




No es una peli de Nicolas Cage, es lo que pasó después


Capítulo 14: LA TRAMA

Casero quiere volver por Onda… Quico y yo no tenemos ganas de chuparnos el tramo Onda – Burriana con el sempiterno viento en contra. Nos conchabamos para tirar hacia Aín sin decirle nada al resto de compañeros y amigos

Capitulo 15: LA TRAMA MÁS ENTRAMADA

Casero se entera de queremos volver por Aín y acepta… todo debería haber quedado ahí, pero no fue así, no pudo serlo, deberíamos haber vuelto a casa por Aín pero nuestro amor a este deporte hace que a la mínima posibilidad continuemos probando nuestras fuerzas y nuestros límites… aunque sean locuras, cualquier reto demente nos parece fascinante, y una vez en el centro de la Sierra Espadán, el centro neurálgico del ciclismo provincial, cómo negarse a emprender una nueva aventura, cómo dejar pasar la oportunidad, cómo esperar a la próxima etapa… no, no hay espera porque no puede haberla, debe ser ahora… y debe ser algo para el recuerdo…


Capitulo 16: SI UNA SONRISA BASTA Y NO HACE FALTA DECIR NADA

No nos parece suficiente emboscada el volver por Aín, básicamente porque todos lo saben y por tanto ya ha dejado de ser emboscada… aprovechamos que Casero está menado para que el resto de compañeros y amigos se conchabe para subir La Ibola por sorpresa…no hizo falta negociar ni persuadir a nadie, lo propuse y Quico y Gascó simplemente sonrieron, no hizo falta ni que asintieran, hablamos el mismo idioma y no necesitaron pronunciar palabra alguna… subir La Ibola, uno de los puertos más duros de la provincia después de haber subido a Aín, La Nevera, y los todavía pendientes 3Km de subida de la vuelta por Aín. Una locura digna de nosotros, aún no éramos conscientes de la solana que pegaba fuera.

Capítulo 17: CUANDO LA EMBOSCADA SALE BIEN Y NO PUEDES PARAR DE REIR

Subimos hacia Aín, vamos poco a poco porque las piernas se han enfriado en el almuerzo (foto 1921) 


 

coronamos casi juntos, me quedo un poco pero no pierdo el contacto visual… en el descenso hacia Aín (que realmente no era hacia Aín) Quico toma unos metros de ventaja… me encanta que los planes salgan bien, pienso… cuando veo el cruce (izquierda Aín y hacia casa, derecha Ibola y hacia el infierno) y Quico gira hacia la derecha, mi descojone va en aumento… Casero frena extrañado, Gascó y yo le adelantamos y Casero empieza a gritar “qué hacéis, qué hacéis!!!!!!!!!”… comenzamos a subir La Ibola y entonces fue cuando me di cuenta de que la emboscada había salido bien y que no podía parar de reír



ARTÍCULO SOBRE EL PUERTO DE LA IBOLA


Capítulo 18: LA IBOLA, KILOMETRO I


Pierdo unos metros con el grupo, pero me mantengo cerca (foto 1928)




Una vez pasado el descojone veo que voy bien, incluso pienso en atacar, pero mi sentido común me recuerda que el puerto es nuevo para mí y que por lo que he oído es duro duro, así que me mantengo quieto. Luego lo agradecería. Reparo en que el firme no es muy bueno, una gran desventaja para bajar y también para subir, ya que la rueda no rueda igual, eso da más dureza al trazado


Capítulo 19: LA IBOLA, KILOMETRO II



Voy perdiendo contacto paulatinamente con el grupo, la fatiga acumulada comienza a hacer efecto y el sol también, había subido el puerto en coche hace años y lo recordaba más sombrío… el agua está al borde de la ebullición… el sudor ya comienza a ser exagerado… me deleito con el magnífico paisaje de la Sierra Espadán, pocos privilegiados tenemos la oportunidad de tener estas vistas y estas oportunidades tan cerca de la playa, y qué poco lo valoramos muchas veces… sigo sudando… las piernas me duelen…


Capítulo 20: LA IBOLA, KILOMETRO III




Son las rampas mas duras de todo el puerto y la fatiga comienza a hacer mella en mi castigado cuerpo, he perdido cualquier contacto visual con mis compañeros y amigos pero ahora eso no me importa, me conformo con coronar y en esos momentos no tengo muy claro que vaya a ser posible… gotas de sudor caen por mi frente deslizándose por el casco y mi barbilla también suda, no sé cómo irá la espalda y la panza pero seguro que andan totalmente empapadas… veo que soy incapaz de pasar de 7 – 7.5km/h por muy fuerte que pedalee, las piernas me duelen, pienso que quizás me entre una pájara pero entre los hidratos de carbono de la noche anterior y el almuerzo es imposible, deshidratación sí pero pájara no, cuento las gotas de sudor que caen al suelo por mi frente habiéndose deslizado por el casco, una, dos, tres, dejo de contarlas porque me rallo, hay un piedrolo monumental en medio de la carretera, debería parar y apartarlo pero no lo hago, el paisaje es tremendo, cada vez es más hermoso, me tiro agua por la nuca para refrescarme pero está demasiado caliente, sólo me da más calor, está totalmente imbebible, sigo sudando y subiendo sin agua en condiciones, sigo pedaleando a 7 – 7.5 km/h, no he tomado referencia en el cuentakm, con el descojone inicial se me ha olvidado, no sé cuánto me queda, no sé si coronaré, no hay sombra, sudo y sudo y apenas puedo beber, el firme está fatal, no sé si llegaré, las vistas van mejorando si es eso posible pero hace mucho calor…


Capítulo 21: LA IBOLA, KILOMETRO IV





No sabría decir qué pasó en ese km, creo que las rampas no eran tan duras, algo sí que me recupero, intuyo que no queda mucho… por lo demás la vida sigue igual… este puerto era más sombrío… ve a lo lejos un pequeño castillo en ruinas, no sabía que Aín tuvo castillo, aunque quizás no sea de Aín, quizás nunca fue un castillo, pero imagino antiguas batallas de cristianos y moriscos, o tal vez señores feudales dominando las montañas, aunque quizás nunca fue un castillo… hace calor, espero que el General Invierno no se retrase este año, a él he encomendado mi castigada alma… el agua ya hierve, las piernas me duelen y temo una deshidratación…


Capítulo 22: LA IBOLA, KILOMETRO V

Ya me he recuperado bastante, aumento el ritmo en la subida, intuyo que estoy coronando porque 5km siempre han sido 5km, ni uno más, no pueden serlo, eso me diría el sufrólogo si realmente acudiera a un sufrólogo, al final corono (fotos 1946 – 1947), la última rampa es dura, la foto 1950 vale millones, descanso de la fatiga y de dolor de pies en la cima, hay un rincón con sombra, creo que nunca me he sentido mejor que en ese rinconcito (foto 1951), con una neverita llena de volldamm nadie habría podido moverme de allí




Capítulo 23: DESCENSO HACIA ESLIDA – FONT DE FOSQUES

Bajamos la Ibola, el firme no es bueno, el descenso es peligroso, así y todo bajamos sin complicaciones, al llegar al cruce siento tentaciones de subir hacia Alcudia de Veo, ni yo mismo me lo creo

Capítulo 24: YA SOPLA!

El viento… y de cara, claro

Capítulo 25: MAS VALE BEBER AGUA MALA QUE MORIR

Cuando el sabio Georgios Jornarokis pronunció está enigmática frase, nadie en su tiempo logró saber interpretarla… hoy yo lo he logrado


Capítulo 26: LA LESION

Bajando la Ibola he sentido un dolor en la pierna izquierda, no era mucho dolor, pero sí en un sitio extraño, en el gemelo pero por la parte de fuera… un sitio demasiado extraño. Hemos subido a Font de Fosques para beber agua buena, algo que se agradece (fotos de 1955 a 1962), 


 

pero en esa corta aunque dura rampa del ¿18%? ese pequeño dolor ha pasado a ser muy grande (foto 1956)… no sé si me habría pasado en cualquier otra subida, pero me ha pasado en esa… no digo nada porque no quiero asustar a mis compañeros y amigos, pienso que se me pasará durante la bajada. Llenamos los botellines y bajamos. Casero impone un ritmo cancellaresco y mi pierna no puede soportarlo, por lo que decido dejarlos ir. Por suerte para mí Gascó se había quedado algo descolgado, me coge y le explico mi problema, por lo que decide bajar conmigo al trantran… un señor… pero el dolor no remite, ya no volvimos a ver a Quico y Cancellara. Bajamos muy poco a poco, incluso paramos para verme un poco la pierna, pero no hay nada, sólo hay dolor y al final resultó que más me hubiera valido beber agua mala que morir, al final resultó que el filósofo Jornarokis fue un sabio adelantado a su tiempo y resultó que nadie lo supo ver…

Capítulo 27: Y POR EL ASCENSOR, LAS NUBES SE LEVANTAN


Continúa la vuelta a un ritmo cansinillo, pero no puedo volver de otra manera, además el viento pega de cara… Gascó me canta canciones de Extremoduro, dice que lo hace porque está ocioso, yo creo que lo hace para hacerme la vuelta más llevadera, aunque a lo mejor no es ni una cosa ni otra, sólo lo hace porque cualquier conexión que le quedaba con la cordura murió, como algo inevitable, como la virginidad perdida, como un clip que cae tras una mesa y olvidas que alguna vez existió y por lo tanto muere en la memoria, algo natural a su modo, ese es nuestro Gascó, todo un señor que me espera cuando estoy dolorido y que me canta canciones de Extremoduro para hacerme la vuelta más llevadera


Llegamos a Burriana, me despido de Gascó, llego a casa para recuperarme, gran día hoy. Cada vez las etapas son más duras y exigentes, y cada vez son más hermosas.

4 comentarios :

  1. la crónica más completa hasta la fecha!

    great job pablo!

    ResponderEliminar
  2. joer, pero es que las fotos no ciclistas se salen... la de la resaca, la de la emboscada, la del "castillo" de Ain...

    ResponderEliminar

Los comentarios son la parte más importante de este blog, pues se escribe para los bikers y nos interesa lo que tengan que decir.

Su donación vía paypal está contribuyendo a la continuidad y mantenimiento de este blog, se contestan todos los comentarios con gran entusiasmo:

https://www.paypal.me/quicofranch/1

Otra forma de contribuir es clicar en alguno de nuestros banners publicitarios, con esa sencilla acción nos está ayudando al pago anual del dominio de la web y otros servicios relacionados.

Por favor, hágase seguidor de nuestra página de facebook:publicaciones de calidad, propias y ajenas
https://www.facebook.com/ciclismodandolotodo/

Muchas gracias por su ayuda :)